quinta-feira, novembro 25, 2010

Alentejo - Fábrica da "Mobicar", un utilitario eléctrico

Portugal inicia la producción de su primer coche eléctrico con apoyo tecnológico vigués

Una planta de Alentejo fabricará las primeras 350 unidades del "Mobicar", un utilitario eléctrico desarrollado por el centro tecnológico del automóvil portugués en colaboración con el gallego.

Portugal arrancará en el segundo semestre de 2011 la producción de su primer vehículo 100% eléctrico, denominado Mobicar, un utilitario desarrollado por el Centro para a Excelencia e Inovação na Industrial Automóvel (CEIIA) en colaboración con el Centro Tecnológico de la Automoción de Galicia (CTAG). El montaje, según explicaron ayer a este periódico fuentes del CEIIA, se realizará en la planta carrocera que la multinacional japonesa Isuzu tiene en Alentejo, al sur de Lisboa, con una producción inicial estimada de 350 unidades que se destinarán a pruebas. La industrialización en serie comenzará un año más tarde, en 2012, con 6.250 unidades.

El Mobicar forma parte de una iniciativa (Mobi) apoyada por el programa Interreg y liderada por el CEIIA y el CTAG, para el desarrollo y la fabricación de prototipos de nuevos vehículos urbanos y ecológicos, avanzada por FARO hace dos años (ver edición del 6 de julio de 2008). El prototipo del Mobicar ya está terminado (como se puede ver en la foto) y las primeras unidades comenzarán a ensamblarse a partir del próximo verano en la planta que la empresa A.V.N. Automóveis tiene en Vendas Novas (Évora, Alentejo), que se dedica a la producción de carrocerías para camiones para el consorcio japonés Isuzu.

La inversión asociada al desarrollo de este prototipo ronda los 12 millones de euros, de los que más de la mitad los aporta capital privado. En el proyecto colaboran setenta entidades, entre empresas (no hay ninguna gallega), universidades (Minho, Porto) y centros tecnológicos. Al igual que en Galicia, donde se ha constituido un consorcio de electromovilidad para impulsar el coche eléctrico compuesto por empresas del motor y compañías eléctricas y tecnológicas, en la iniciativa Mobi de Portugal participan firmas como Inapal Metal, Cabelauto, Caetanobus IPETEX (del grupo Salvador Caetano, dueño de Ibericar), Moldit, Efacec, EDP, Siemens y Galp, entre otras.

Desde CEIIA destacaron ayer la intensa colaboración del CTAG en la iniciativa. El centro vigués ha orientado su labor al desarrollo tecnológico de los componentes que incorpora el coche y su posterior validación en los laboratorios y simuladores que tiene en el polígono de As Gándaras, en Porriño. Fuentes del CEIIA explicaron que por razones de confidencialidad aún no se pueden detallar las características técnicas del Mobicar, pero sí avanzaron que este tendrá una velocidad máxima de 100 km/h y una autonomía que rondará entre los 100 y los 120 kilómetros. Su peso máximo es de 400 kilos y podrá utilizarse como turismo (para el transporte de personas), vehículo de carga o mixto.

Se desconoce qué empresa suministrará las baterías de ion-litio que montarán estos modelos, aunque todo apunta a que será el consorcio franco-japonés Renault-Nissan, que ha comenzado la construcción de una planta de baterías en Aveiro con una inversión de 250 millones de euros. Portugal también tiene muy avanzadas las estructuras de recarga para coches eléctricos en todo el país, con más de cien puntos operativos (la mitad en la capital Lisboa y el resto en los municipios que se han acogido a la iniciativa). El objetivo del Gobierno de Sócrates es llegar a los 1.300 puntos de recarga a finales de 2011, cuando llegarán al mercado los primeros automóviles eléctricos.

“Green-car”

La colaboración entre los centros CEIIA y CTAG comenzó con el proyecto green-car, germen del actual Mobicar, que abordaba tres líneas de investigación alternativas. La primera hacía referencia a los sistemas de propulsión alternativos (etanol, pilas de combustible, híbridos), por la necesidad que tenía la automoción de buscar una alternativa ecológica a los combustibles fósiles. La segunda línea abordaba la introducción de nuevos materiales en el coche, ecológicos y resistentes, como los biopolímeros (plásticos obtenidos a partir de fibras naturales). El último punto del proyecto green-car ahondaba en el diseño y la aerodinámica de los coches.

|Faro de Vigo|
.

Etiquetas: